martes, 9 de junio de 2009

En un país maravilloso

Lamento no haber publicado ningún post asnal pero es que he estado quince días en China. Unos ciudadanos chinos se pusieron en contacto conmigo y me dijeron que a ver si yo tenía algún resquemor en contra de su gran país, que en mi blog daba una imagen de ellos harto alejada de la realidad y les mostraba como personas malvadas y carentes de escrúpulos, que si sus antepasados vieran lo que este blog hace con su honor, saldrían inmediatamente a lomos de sus serpientes voladoras y crearían un caos mundial como jamás se ha conocido. Yo, bueno, al principio flipé, lo reconozco, pero ya después les dije que no, que qué va, que al contrario, que hay muchos chinos feos pero que también tienen a las chinitas, que visitar un establecimiento chino es conocer otra cultura, y que no tengo ninguna declaración más que hacer. Aqui ya los que fliparon un poco fueron ellos creo yo, volvieron a insistir con lo del resquemor y le añadieron que yo tenía que publicar un post aclaratorio pidiendo perdón por mis anteriores difamaciones, so pena de verme envuelto en un interminable proceso judicial, acusado de horribles delitos y sin posibilidad de defensa ante lo abrumador de las pruebas en mi contra. Este fue el momento exacto en el que se me hincharon los cojones.

A ver, le dije al chino jefe, ¿tú sabes bien quien soy yo?, ¿tú sabes lo que yo he hecho por el Tao?, dándolo a conocer, creando cantera, construyendo con mis propias manos una amplia base sólida y postal, y ahora... mira chino, ve en paz por favor, namasté para ti y tus amiguitos armados y malencarados, estoy harto de luchar, harto de tanta sangre y de tanto horror, de no saber si es de día o es de noche, para que venga un tío a decirme que he hecho no sé qué y que como no haga algo que él dice, me cae un marrón del que no me voy a poder librar... mi paciencia tiene un límite pero hago un claro llamamiento a la paz, que las armas automáticas que lleváis debajo de esas chupas chinas tan guapas no os den una falsa sensación de seguridad, lleváis las de perder en esta batalla, es que ya estoy recreando mentalmente la escena y os aseguro que la paliza puede ser de impresión. Seguí asi un buen rato, tirándome el moco ante ocho chinos armados, hasta que el jefe chino llamó por el móvil y entonces fue cuando me invitaron quince días a China a todo lujo: he comido con el presidente Hu Jintao, he aprendido mandarín y cantonés, he sido jurado en el concurso de tangas de Shangai, 750 millones de personas se rieron a la vez por un chiste que conté por la tele, hice el maratón del desierto del Gobi, he comido deliciosas brochetas de serpiente asada recién despellejada, fui el invitado de honor en la inauguración del Victoria's Secret de Beijing, y me he hecho colega de los dueños de las principales webs de venta de artículos de todo tipo a precios irrisorios. China es un grandísimo país, inmenso, lleno de contrastes y petao de chinos por todas partes, sus olores, sus sensaciones, esa luz, ese ambiente, esa gente amabilísima que se desvive por hacer tu estancia más agradable... es que todo es cojonudo en China, es un país que os recomiendo vivamente.

Etiquetas:

7 comentarios:

Blogger Folken ha dicho...

Pero sus zombies no molan tanto como los nuestros.

9 de junio de 2009, 20:28  
Blogger Orayo ha dicho...

Parece que esas vacaciones pagadas han obtenido el efecto publicitario deseado.

Namasté.

PD: he comentado en el post anterior.
salu2

10 de junio de 2009, 1:43  
Blogger El Hombre de la Pústula ha dicho...

Un país que pone a disposición de sus ciudadanos un servicio de serpientes voladoras no puede ser del todo malo. Luego tienen leyendas muy graciosas, como esa en el que el protagonista es un mono ¡Un mono armado con un palo!

La verdad es que cuando quieren son muy simpáticos.

10 de junio de 2009, 9:53  
Blogger El Hombre de la Pústula ha dicho...

Olvidaba mencionar que a veces les cuesta un poco decir las cosas, como aquella vez que pedí pato a la naranja y me trajeron pato frito con tomate, tomate Orlando y rodajas de naranja encima, una cosa asquerosa la verdad, supongo que se les acabaría la salsa de naranja pero joder, me conocen, tienen mi número, no les costaba nada haberme llamado y dicho que lo sentían mucho pero que salsa de naranja ya no les quedaba, yo les hubiera dicho muy a gusto que no pasa nada y hubiera pedido otra cosa, a eso voy, las cosas pueden hablarse; pues no, van y me intentan dar gato por liebre, eso es lo que no me parece, a veces les sale esa vena de intentar colártela, yo opino que es contraproducente.

Pero vamos, que cuando quieren son majos.

10 de junio de 2009, 9:56  
Blogger engelson ha dicho...

Folken: no sé qué decirte, cierto es que no vi ninguno pero también es verdad que no los busqué, estaba estrictamente de vacaciones a todo lujo, yo creo que en un país tan milenario tiene que haber

Orayo: a nadie le amarga un dulce y yo soy fácilmente sobornable cuando lo soy, China es un fantástico país, lo diré muy convencido las veces que haga falta

Pustular: es de todo buen comerciante intentar colar pato con tomate de bote por pato a l'orange, menudos son, yo les he recomendado que conquistado ya el mercado de lo barato, sigan en él pero ahora con un poco más de calidad, poco a poco nos terminarán dando cosas iguales que las occidentales pero fabricadas por alguna especie de máquina materializadora, como en star trek, que les permita reducir aún más los costes, asi los chinos ricos serán más ricos y los chinos pobres serán más pobres, que es la principal enseñanza que nos legó el gran Mao y la filosofía última del asunto del Tao

10 de junio de 2009, 16:55  
Blogger El Andariego ha dicho...

No intentes arreglarlo ahora. Ofendistes la dignidad del Gran Shaolín pegando tus mocos en su kimono ceremonial de seda y eso en mandarín significa cagarla. Estás muerto.
Fdo. Bruce Lee Junior

13 de junio de 2009, 11:03  
Blogger engelson ha dicho...

Andariego, perdona que no haya dicho algo a tu acojonador comentario, es que he estado de vacaciones otra vez, pero ya te digo que ha sido volver y acojonarme, nada peor que un chino enfadado y vengativo, ahora mismo pongo unas velas a Confucio en plan desagravio

saludos, por supuesto

22 de junio de 2009, 9:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal