martes, 14 de julio de 2009

Uachmen



Decir de esta peli que era una película esperada es quedarse corto, el director de 300 adaptando para el cine un cómic que yo ni sabía que existía. El momento en que tuve mi primer contacto con la peli fue muy especial, estaba yo sentado en mi puesto de trabajo, neutralizando con mi mente un ataque coordinado chino-norcoreano contra la integridad de nuestro servidor principal, cuando la persona encargada vino a mi con un lápiz usb en mano, inmediatamente observé por su expresión que me iba a hacer entrega de algo importante. Y asi fue. Un giga y pico de vibrantes aventuras heroicas. Dos horas y media largas de drama humano aderezado por unas tremendas hostias. Un rato muy largo de comprobar que si diox tiene a bien concederte poderes y habilidades sobrenaturales, es necesario mantener la cabeza fría a fin de no perder la perspectiva. No sé vosotros, pero yo me he sentido muy identificado con esta peli y me he visto fielmente retratado en algunas escenas. El inconmensurable orgullo de servir a tu país y a su ciudadanía, el sincero agradecimiento de la gente cuando es salvada de una muerte horrible gracias a tu intervención, la lucha constante contra los elementos indeseables de nuestra sociedad. Todo esto, sumado al realismo casi documental con el que ha sido rodado este film, hacen de su visionado una experiencia deliciosa y muy gratificante.

Argumento

Los superhéroes existen en USA desde los años 40 y son como siempre hemos pensado que tienen que ser: protegen su identidad llevando un antifaz y los tíos llevan mallas y las tías taconazos. Parecen ser personas normales con habilidades extraordinarias, pero no falta el que ha sufrido el típico accidente radiactivo que le ha dejado azul fosforito y sin párpados pero con poderes muy guapos. La responsabilidad de llevar sobre sus poderosos hombros la lucha contra toda la maldad que hay en este mundo empieza a pasarles factura, y a algunos de ellos empieza a írseles la olla hasta el punto de que el noble oficio de superhéroe termina por ser finalmente declarado fuera de la ley. El muy querido presidente Nixon ve como los malvados soviéticos de 1985 llevan la guerra fría hasta el punto de ponerse muy calentita, pero está tranquilo porque en sus filas cuenta con el Dr. Manhattan, el todopoderoso superhéroe azul fosforito con poderes sobre la materia, el tiempo y el espacio. Con lo que no cuenta, es que hasta los superhéroes tienen otras cosas que hacer aparte de estar siempre dispuestos a salvar la humanidad, al fin y al cabo, detrás de esas personas con poderes únicos y más allá del entendimiento, hay humanos normales y corrientes cuya mayor preocupación es la más humana de las preocupaciones: la búsqueda del hamor.


Foto grupal, con mallas y los gayumbos por fuera

Conclusión

Un film imprescindible para empezar a entender la compleja personalidad que subyace detrás de cada superhéroe. Que me diga alguien a quien cojones le pueden importar los motivos por los cuales Batman decidió convertirse en el hombre murciélago. A nadie. Que levante la mano al que le interese por qué las heroínas deciden luchar contra el crimen con escotazo y zapatos de tacón. A todo el mundo. Esta peli se centra en las cosas importantes, en las preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez. Para los que no habéis tenido todavía la decencia de ver esta peli, adelantaros que puede que las superheroínas se vistan de manera provocativa según los estándares talibanes, pero de la misma manera que los superhéroes marcan músculo, ellas están obligadas por su propia naturaleza a marcar ojal y poderío en general, sólo de esta manera se puede luchar eficazmente contra el crimen. Además, ya nos lo adelanta Javier Bardem -que está fantástico en su papel de El Comediante- en una cordial y casi feminista conversación con una de ellas: "si vas asi vestida, es por algo".


Bardem, excelente como El Comediante

Señalar también, para mayor gloria postal, mis dos personajes favoritos de esta estupenda peli. Uno de ellos es el Dr. Manhattan. Me doy cuenta que al hablar de él, inmediatamente os vendrán pensamientos lúbricos pensando en su desnudez y en los escasos fotogramas que muestran su polla azul brillante, pero yo no me refiero a eso. Un tío capaz de teletransportarse, de crear materia de la nada, de ganar en una semana él solito la guerra de Vietnam, y que sin embargo hace gala de un pasotismo que raya en lo criminal. No me refiero a que el tío pase de impedir una guerra nuclear total, sus motivos tendrá y hay que respetarlos, sino que estando en 1985 y con la inteligencia y poderes que se le suponen, ya podía haber hecho algo de provecho por la humanidad pensando un poco en el futuro, en este futuro que estamos viviendo ahora mismo y en el que tranquilamente podríamos tener vehículos aerodeslizadores propulsados por una energía limpia y barata, y con los que nos desplazaríamos felices en un mundo en el que no habrían sucedido ni la mitad de los dramas que han ocurrido a causa de su criminal negligencia. Punto negativo por tanto para el Dr. Manhattan. Mi otro personaje favorito no es otro que el genial Rorschach. Este sí que es un tío que se preocupa por los demás y que reparte hostias como panes. Un tío que le ves de espaldas y no piensas que es un superhéroe, que tiene una voz que mola y con una máscara que mola más todavía, que es capaz de soportar los rigores del clima antártico simplemente subiéndose el cuello de la gabardina, que conoce a la perfección la etiqueta y el protocolo carcelario, y que es capaz de preocuparse por la sequedad de cútix de un compañero recluso, aplicándole amablemente y con fines hidratantes, la práctica totalidad del aceite hirviendo de una freidora industrial. Hasta ese punto llega su preocupación, y por tanto es de justicia concederle un punto positivo.

En resumen, una peli excelente que hay que ver sin descanso, una y otra vez. Rodada con un presupuesto ajustado y apenas sin efectos especiales, este film bebe directamente de la fuente que abierta nos dejaron los cineastas de la nouvelle vague, tiene un inequívoco regusto a Godard que no debe considerarse plagio sino inspiración. El tratamiento de los personajes, su profundidad, esos silencios que lo dicen todo, ese constante duelo de miradas bajo esos coquetos antifaces, esas escenas de lucha rodadas casi con desgana, como si fueran momentos supérfluos en la vida de unas personas normales pero extraordinarias. Acostumbrados a los vanos fuegos de artificio de la industria de Jolibud, es de agradecer la sobriedad de la puesta en escena de la que hace gala este film, una muestra de que para conseguir una película interesante no es preciso recurrir a la fantasía, bastan unos personajes reales y una historia sencilla y conmovedora, no nos hace falta más.

Etiquetas:

8 comentarios:

Blogger Folken ha dicho...

Ya se me hacían largos los días sin sus espectaculares críticas cinematográficas.

Rezo por ver eucaliptus II, el retorno del onvre corredor; para que usted la pueda comentar.

16 de julio de 2009, 22:03  
Blogger Orayo ha dicho...

No consigo averiguar si es una critica negativa muy ironica o que realmente te gusto la pelicula.

A mi me parecio un ladrillo, basicamente como el comic. Pero la peli peor porque no consigue condensar todo el comic.

Rorschar, en la carcel tras el aplique del aceite al resto de reclusos: Sois vosotros los que estais encerrados conmigo.

16 de julio de 2009, 23:53  
Blogger engelson ha dicho...

Folken: la verdad es que veo poco cine, a la mitad me suelo quedar frito, y yo también espero ansioso la próxima del gibson, ese hartista que hace apología de la pupita

Orayo: jeje, sí que me gustó la peli, lo que no quita que sea un poco ridículo el que nos preocupemos por la vida interior de unos héroes, hay unas buenas hostias y es lo que debe importar a cualquier buen aficionado, no me hubiera importado que la estancia del Rorschach hubiera durado un poco más, ver el día a día con sus compañeros reclusos

17 de julio de 2009, 8:01  
Blogger la escapa·ratista ha dicho...

Vengo aquí a entonar un "mea culpa", me avergüenza decir que no he visto este imprescindible film. ¿Será por eso que a mí sí me interesa saber, no tanto los motivos que llevaron a Batman a convertirse en hombre murciélago, como por qué le queda tan bien el traje al Bale?

En fin, le pondré remedio, abortaré los planes de fiesta de esta noche y dedicaré todo el fin de semana al visionado de esta joya cinematográfica. Ahora sé que el domingo seré mejor persona.

18 de julio de 2009, 11:33  
Blogger engelson ha dicho...

escapa, perdona por el atrevimiento, pero me imagino ese ojal quedándose en casa por ver esta peli y me siento culpable

apunto que te gusta el bale, menudo soy yo apuntando, a ver si veo termineitor 4

20 de julio de 2009, 21:57  
Anonymous kaleidoscopegirl ha dicho...

En el cine una mente lúcida a mi lado venía a plantear el dilema mayormente asnal de esta peli riéndose -jiji- de la pequeña pirula de Manhattan, no sólo en esas breves apariciones microfálicas si no así en plan flashbacks que le venían al tipo cada cuarto de hora sin cortarse un pelo. Y es que hay una desproporción de formas ahí intolerable. Expreso mi disconformidad absoluta y además apuntar que no me gustó nada la voz de gay que le pusieron.

Rorschach sí, eh, de diez.

21 de julio de 2009, 21:01  
Blogger engelson ha dicho...

no seré yo quien entre a saco en una polémica sobre el correcto tamaño de la polla de un superhéroe, aunque os resulte increíble casi ni me fijé, me molestaba mucho más esa especie de asqueroso tanga que se ponía a veces, o se va con la chorra al aire o no se va, y ser indeciso en este tema no es propio de alguien todopoderoso

guapa ella, y cara de ver

22 de julio de 2009, 13:30  
Blogger Folken ha dicho...

La hostia, ¿es la de verdad?

6 de agosto de 2009, 0:06  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal