jueves, 29 de enero de 2015

Datos personales

Después de una semana inmerso en marrones laborales de lo más variado que he solucionado de manera muy satisfactoria (no digo más que una persona me ha dicho “muy bien” y otra incluso “muchas gracias, tío”), me dispongo a dejar constancia postal de que esta semana, que empezó como una auténtica semana de mierda, tiene toda la pinta de que puede acabar como una semana gloriosa, si entendemos gloriosa en su acepción más asnal. Por otra parte, ayer estuve en territorio lacustre y una gorda insistió, dos veces, en que me invitaba a café y más tarde tuve que preguntar a un colega “¿oye, y esta como se llama?”, para ver si, oyendo su nombre, encontraba una explicación a su insistencia cafetera, la verdad es que sí la conocía pero como se ha cambiado el peinado o se ha hecho algo en el pelo en ese momento no caí, cosas que pasan. Y para acabar este post tan personal, mencionar que el capítulo 3x09 de los hijos me da error de reproducción, y la pereza que me produce conseguir un torrente alternativo es solo comparable al calor que tengo últimamente, por mucho frío que haga o tengan los demás, creo que estoy malito de enfermito o camino de ello.

Fin de los datos personales

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal